Hazte socio de radio solidaria

Bartimeo gritaba: ¡Jesús hijo de David ten misericordia de mí!

Había otros ciegos, pero Bartimeo no pidió por otros. Bartimeo es consciente de sus limitaciones y se centra en su propia necesidad.

A veces oramos por muchas cosas, por muchas necesidades, pero que importante es ponernos en primer lugar.

Bartimeo supo dar prioridad a su propia necesidad.