Hazte socio de radio solidaria

Dios nos advierte que cada día que pasa, habrá más intentos de pervertir todo lo bueno y todo lo noble de las enseñanzas de Jesús. Había escuchado a varios hermanos comentar que Dios les había hablado en sueños. Obviamente que aceptaba como ciertas estas afirmaciones, pero nunca lo había vivido de manera directa.

¡Hasta que ocurrió!

Pude ver mientras dormía, unas imágenes altamente perturbadoras y completamente impropias de mis experiencias. ¡Nada me resultaba conocido!

Oré entonces al Señor, pidiendo que me revelara el sentido del sueño y cuando lo hizo, me quedé profundamente perturbado.

Esas imágenes eran una advertencia para la Iglesia, las congregaciones, para los hombres y mujeres que nos llamamos hijos de Dios.

Debemos de extremar nuestro cuidado para no ser víctimas de los falsos profetas, de los que pretenden convertir a los creyentes, en esclavos de la sensualidad, la lujuria y la lascivia.

El Eterno nos advierte que cada día que pasa, habrá más intentos de pervertir todo lo bueno y todo lo noble de las enseñanzas de Jesús.