Hazte socio de radio solidaria

Las estadísticas son como los números: Fríos, ajenos a cualquier emoción y también a los sentimientos que provocan. Las estadísticas son como los números: Fríos, ajenos a cualquier emoción y también a los sentimientos que provocan. Así es como podemos reaccionar ante la información que revela que en España nacieron un 40 por ciento menos de niños, durante la última década.

Un cuarenta por ciento menos!

A partir de esta contundente realidad se habla de los efectos sobre el futuro del país, sobre la influencia de la inmigración y también sobre lo que tiene que ver con el sistema previsional.

Todo muy cierto, pero en el fondo se está escondiendo o no se quiere ver otra cuestión, más dolorosa si cabe, porque está relacionada directamente con las personas.

Cuántos de los niños no nacidos, hubieran sido niños deseados?

Cuántos hombres y mujeres viven la dramática realidad de no haber podido tener hijos. NO por su voluntad, sino por sus circunstancias y esto sí que es terrible.

La sociedad le debe una reparación espiritual a quienes pudiendo y queriendo ser padres, se vieron abrumados por situaciones incontrolables y son parte de una estadística, que fríamente nos informa que han nacido un 40 por ciento menos de niños, en España.

Que Dios tenga misericordia de todos ellos.