Hazte socio de radio solidaria

Daniel Valuja nos comparte una reflexión en una noticia de actualidad.

Secuenciar el ADN del genoma es averiguar el orden de colocación sucesiva de los 4 tipos de nucleótidos en los 3.200 millones de posiciones posibles de que consta en el ser humano.

La secuencia del genoma humano (de unos pocos individuos) vió la luz en 2000, después de muchos años, muchos laboratorios trabajando en ello y muchos millones de dólares invertidos.

Las técnicas de secuenciación han mejorado muchísimo y se han abaratado de tal forma que, en la actualidad, por alrededor de los mil dólares puede obtenerse la secuencia del genoma de cualquier persona dispuesta a pagar esa cantidad. Es posible que aún se abaraten más y, en un futuro –esperemos que no muy lejano- cada persona pueda tener su secuencia genómica en un chip, al igual, por ejemplo, que tiene su ficha informatizada en el médico de la seguridad social.

Los laboratorios e Instituciones de la salud tanto públicos como privados se han lanzado a la caza y captura de las diferencias de secuencia entre personas para buscar en ellas las raíces de la variabilidad de las características que presentamos los humanos; sobre todo a la búsqueda de la causas de enfermedades con raíz genética.