Hazte socio de radio solidaria

Wyley, en su transición de mujer a hombre tuvo un hijo con su pareja y se ha convertido un símbolo para las personas trans.

Wyley Simpson es una persona transexual. Estaba en pleno proceso de transformación de mujer a hombre cuando llegó su embarazo. Y decidió tener el hijo con su pareja, Stephen Gaeth, un profesor de danza y yoga al que conoció en la aplicación de Grindr. Los dos, de 27 años, presumen del pequeño Rowan Fox en las redes sociales.

La pareja comenzó a viajar por Estados Unidos al poco tiempo de conocerse después de que su casa fuera destruida por un incendio. Iban en furgoneta acompañados de su pedro Cyrus y disfrutaban de su particular estilo de vida, con sus comida vegana y sus planes artísticos. Según contaron al San Antonio Current, Wyley comenzó a tener náuseas y fue entonces cuando supieron que iban a tener un hijo a pesar de que el gestante se había sometido a tratamiento de testosterona durante seis años.



Para Wyley fue duro tener que distanciarse de sí mismo durante su embarazo para acercarse más a la realidad de la que se estuvo distanciando durante tanto tiempo, la de su cuerpo femenino. «En primer lugar, tuve que dejar de administrarme testosterona. En segundo lugar, tuvo que llegar al punto en que me encontraba a gusto on mi cuerpo, porque yo no quería regresar. El embarazo es algo muy femenino y yo estaba intentando apartarme de todo esto», comentó al diario San Antonio Current.

Aunque valoró dar el bebé en adopción, al final decidió ser padre, «porque es algo que había querido siempre». Además, indicó a los medios estadounidenses que contó con todo el apoyo de su pareja para seguir adelante. En la clínica a la que acudieron señalaron que era el primer hombre embarazado al que asistían.

Los padres publicaron en Instagram un mensaje dedicado a todos los que los apoyaron en este proceso, porque aseguran que fue muy importante el apoyo que recibieron de un grupo de personas trans a través de Internet: «No podríamos estar más agradecidos del apoyo que recibimos durante todo el embarazo, pero además poder ser de respaldo a nuestra comunidad LGTBQ en otro país. Significa mucho para nosotros poder ayudar a nuestra familia.

Mostrar que cualquiera puede tener una familia, mostrar que los cuerpos vienen en todas las formas y tamaños y que convertirse en papá es diferente para cada uno y que no se necesita el visto bueno de nadie por ser un hombre trans o una mujer trans. Eres simplemente un hombre o una mujer, o ambos cosas o ninguna. Abandona la construcción social y déjate ser, necesitamos aprender a apoyar y a ser libres».