Hazte socio de radio solidaria

Hablar siempre con la verdad es una de las actitudes que debemos cultivar en nuestro corazón. Hablar siempre con la verdad es una de las actitudes que debemos cultivar en nuestro corazón, decir siempre lo que conviene, sin mentir y sin falsedad hace de nosotros personas de confianza y sobre todo hombres y mujeres que agradan a Dios.

La semana pasada hablamos de lo valiosa que es la verdad la biblia dice que debemos "comprar la verdad y no venderla", ya que cuando tenemos o sabemos la verdad no debemos venderla y ceder a decir alguna mentira o vender la verdad a cualquier precio, por algún interés, ya que es algo muy preciado. Hablamos también que Dios se agrada de quienes dicen la verdad y que debemos decir la verdad en todo tiempo y no cambiar nuestra actitud ante la adversidad, por conveniencia o por presión.

Hoy hablaremos de otra forma en la que podemos hablar con la verdad y nos vamos a enfocar en hablar con la verdad sin decir mentiras, ya que el que miente una vez, deberá hacerlo más veces, porque una mentira trae detrás de ella cientos de mentiras más, no podemos caer presos de la trampa de la mentira, debemos hablar siempre con la verdad.

La mentira es la afirmación que hace una persona con plena conciencia que no es verdad, no existen medias verdades, ni mentiras pequeñas o grandes, tampoco existen la mentiras buenas o las piadosas, porque mentira será siempre algo contrario a la verdad.

Hay cifras alarmantes según estudios que se han hecho en varios lugares, los datos estadísticos muestran que una persona puede mentir un promedio de dos veces al día, otros investigadores descubrieron que hay personas que pueden mentir una de cada 4 veces decimos la verdad, los niños pueden comenzar a mentir a partir de los 3 años y debemos como padres estar alertas, y datos aún más fuertes dice que se pueden llegar a decir 3 mentiras por cada 10 minutos de conversación.

Estamos hablando de datos hechos a personas escogidas de forma al azar y estas cifras en nosotros como cristianos no deberían existir y por eso debemos reflexionar cuál es la actitud de nuestro corazón con respecto a la verdad y a la mentira, estamos dispuestos a hablar siempre con la verdad? La palabra de Dios dice en Colosenses 3:9-10 "No mintáis los unos a los otros, habiéndonos despojado del viejo hombre con sus hechos, y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno." Nuestro viejo hombre nos lleva a mentir, pero si nos revestimos del nuevo hombre iremos renovando nuestros viejos hechos, como dice la palabra y nos esforzaremos por dejar de mentir y hablar siempre con la verdad.