Hazte socio de radio solidaria

Se atribuye a la cultura religiosa Celta, 300 años antes de Cristo. Los Celtas vivieron en las Islas Británicas, Escandinava y Europa Occidental. Eran una sociedad como cualquiera de las de hoy, pero sus usos y costumbres fueron controlados por una sociedad de sacerdotes paganos llamada los Druidas. Ellos adoraban y servían a Samhain, dios de la muerte.

Estas festividades del Samhain se celebraban muy posiblemente entre el 5 y el 7 de noviembre (a la mitad del equinoccio de verano y el solsticio de invierno), con una serie de festividades que duraban una semana, finalizando con la fiesta de los muertos, que daban inicio al año nuevo celta. En esta fiesta, los druidas, a manera demédiums, se comunicaban con sus antepasados esperando ser guiados en esta vida hacia la inmortalidad.

Los Druidas creían que en esa noche en particular, los espíritus de los muertos regresaban a sus antiguos hogares para visitar a los vivos, y si los vivos no proveían comida a estos espíritus malignos, toda clase de cosas terribles podrían ocurrirles. Sí los espíritus malignos no recibían un festín (treat), entonces ellos harían travesuras malas a los vivos (trick).