Hazte socio de radio solidaria

Cuando evaluamos la huella que Cristo nos dejó en cuanto al deporte, una cosa queda muy clara: el cristiano no puede arrodillarse ante el dios del deporte. Lo cierto es que al cristiano maduro y juicioso ni le interesa malgastar su vida jugando o entreteniéndose con los deportes