Hazte socio de radio solidaria

Judas Iscariote fue uno de los doce discípulos que fueron elegidos por Jesucristo. Era conocido como Judas, hijo de Simón Iscariote. Judas llevaba la bolsa de dinero, así que era como un tesorero de la iglesia, y su deseo de dinero era evidente. No hay evidencia bíblica de que Judas fuera salvo.

Judas nunca llamó a Jesús de «Señor», como lo hicieron los otros discípulos, sino que lo llamó «Rabí». Es posible que Judas no creyó que Jesús era el Mesías, o si lo creía, quería que el Mesías gobernará inmediatamente.

De cualquier manera, Judas sólo se preocupaba por sí mismo y por su propia agenda, y como poseedor de la bolsa de dinero, en realidad no le importaba Jesús tanto como le importaba el dinero.

Un ejemplo fue cuando María ungió a Jesús con un perfume caro. Judas se indignó y preguntó:

«¿Por qué no se vendió este ungüento por trescientos denarios y se dio a los pobres?