Sólo Dios debe de ser el centro de nuestra adoración, nada ni nadie más.

Todas las diversas formas de idolatría moderna tienen una cosa en su núcleo: uno mismo. La mayoría de la gente ya no se arrodilla ante ídolos e imágenes. En cambio nosotros adoramos ante el altar del dios de uno mismo.