¿Por qué es tan difícil creer en Cristo y confiar del todo en él? Cristo quiere darnos su vida y espíritu, si lo miramos solo por un momento nuestros corazones nos dicen ¿Por qué es tan difícil creer en Cristo y confiar del todo en él? Cristo quiere darnos su vida y espíritu, si lo miramos solo por un momento nuestros corazones nos dicen: Aquí hay alguien en quien podemos confiar.

Poner nuestra confianza en Dios nos puede ayudar también a solucionar aquellos desafíos que aún no nos decidimos a resolver. Y que día a día nos acompañan como una sombra, de tal forma que ya nos hemos acostumbrado a ellos.

Muchas personas no se atreven a confiar en Dios, pues sienten que no han llevado una vida ordenada. “El pecado nos separa del Amor de Dios” pero si lo vemos al revés resulta mucho mejor: “El Amor a Dios nos aleja del pecado”. Así pues confía y acércate a Él.

No pidamos a Dios una garantía de que nuestros deseos se cumplirán o de que todos nuestros problemas se resolverán de la noche a la mañana. Simplemente confiemos en Él. Solo Dios sabe el tiempo, lugar y hora en que recibiremos lo que le solicitemos en oración.

Comienza a reconocer a Dios presente en tu vida en cada momento. En tu respirar, en el latido de tu corazón, en tu mirar, en tu oír, en tu hablar. Reconócelo en cada uno de tus hermanos, compañeros y amigos.