Ser cristiano no mola

Escrito por el 4 de julio de 2022

El Partido Demócrata Cristiano alemán (CDU), uno de los partidos políticos más poderosos de Alemania después de la Segunda Guerra Mundial, busca una nueva imagen. El partido de Merkel perdió las últimas elecciones federales; sus votantes son en su mayoría personas mayores. La generación joven no ve motivos para votar a lo que llaman el “viejo club conservador”. Bajo el liderazgo de su nuevo presidente, Friedrich Merz, se discute un nuevo comienzo. Una de las sugerencias sobre la mesa consiste en eliminar la C (Cristiano) del nombre del partido. 

En otros países, por ejemplo Suiza, el Christlich-Demokratische Volkspartei (CVP) ya eliminó la palabra “cristiano” de su nombre en octubre de 2020, llamándose ahora ‘Die Mitte’ (‘El Medio’).

El profesor de historia alemán Andreas Rödder, miembro de la CDU desde hace mucho tiempo, sostiene que es precisamente la ‘C’ del nombre del partido lo que impide a la gran mayoría de los alemanes votar a un partido tan cercano a una cosmovisión religiosa distinta. En una sociedad secular como la nuestra, dice Rödder, la identidad religiosa es un gran problema para convencer a las masas que voten a un partido. “El tiempo de la identidad democrática cristiana en Europa ha pasado”, afirma.

La CDU sigue debatiendo. Influyentes dirigentes del partido temen una pérdida total de identidad si se seculariza el nombre. Incluso miembros musulmanes, como Serap Güler, se oponen al cambio de nombre. El “cristiano” en el nombre no identifica a un “club para cristianos” únicamente, sino que revela los valores por los que se orienta el partido y que pueden ser compartidos tanto por cristianos como por no cristianos, argumenta Güler.

El debate alemán no es, de hecho, nuevo. En todas partes de Europa la Democracia Cristiana está de capa caída. Christoph Böhr lo pone de manifiesto cuando afirma:

“La ‘C’ se percibe cada vez más como un cuerpo extraño en una sociedad secularizada, como un legado cuyo significado es apenas comprensible. Cada vez son menos las personas que entienden lo que significa la ‘C’, mientras que cada vez más gente opina que esta ‘C’ se está convirtiendo en una auténtica molestia. Porque la reivindicación del cristianismo está asociada a la fuerza de una norma que encuentra poca comprensión en una época en la que las personas quieren autonomía por encima de todo”.

Los observadores están de acuerdo en que las principales razones de esta evolución residen: (a) en el estado de la mayoría de las iglesias cristianas, especialmente las principales, que se precipitan de un lugar independiente a otro y han perdido en gran medida la confianza en, literalmente, todas las sociedades europeas y (b) en la mala actuación de los partidos democristianos. Un comentario de la CDU bajo el liderazgo de Armin Laschet lo pone claramente de manifiesto: La “C” de la CDU significa más bien caos que cristianismo.

Para los cristianos evangélicos todo esto es una clara advertencia. ¿Se va a acabar pronto la orientación cristiana en la política en Europa? ¿Qué sucede cuando las visiones alternativas del mundo se apoderan de la mentalidad de la gente? ¿Continuará Europa tal y como es hoy, o caerá pronto en la fragmentación y la desunión? ¿Cómo determinaría la pérdida de la identidad cristiana nuestro futuro europeo? ¿Qué podemos hacer los evangélicos? Y después de todo, ¿necesita Europa partidos cristianos?

Confesar nuestro pecado y volvernos relevantes

La sociedad secularizada de Europa es, en gran medida, producto de una iglesia infiel. Ser un cristiano bautizado a menudo no significa nada. Desde que el papa católico romano Juan Pablo II llamó a su iglesia y a todas las entidades cristianas de Europa a iniciar un proceso de ‘Nueva-Evangelización de Europa’, nos hemos dado cuenta de lo enfermo que está el cuerpo de Cristo en este continente. Europa necesita una iglesia cristiana vital y verdaderamente santificada, cristianos que sepan lo que creen y que vivan en consecuencia. Solo un cambio en el estilo de vida cristiano puede hacer que nuestra sociedad vuelva a confiar en nosotros, los cristianos.

Los cristianos estamos invitados a confesar nuestros pecados y a orar para que el Señor limpie nuestra tierra. A Salomón, que construyó el Templo de Jerusalén, Dios le dijo una vez: “Cuando cierre los cielos para que no llueva, o mande a las langostas a devorar la tierra, o envíe una plaga entre mi pueblo, si mi pueblo, que es llamado por mi nombre, se humilla y ora y busca mi rostro y se convierte de sus malos caminos, entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré su pecado y sanaré su tierra” (2 Crón. 7: 13-14, NVI).

Los tiempos de plaga, desesperación, guerra y sufrimiento son también una oportunidad para que el pueblo de Dios reflexione sobre su propio pecado y sus malas acciones. Necesita humillarse, confesar sus malos caminos y Dios promete ver amanecer sobre ellos desde el cielo y sanar su tierra. Sin duda, Dios no dice esto a los que atacan y destruyen a Israel. Con ellos, Él tendrá su propia charla directa. Se lo dice a Israel, víctima del ataque. Confesar las sendas malvadas abre caminos para la bendición celestial y la sanación de la tierra. ¡Qué promesa!

La iglesia de Cristo ha perdido su credibilidad; esto implica un movimiento de conversión para todos los cristianos, incluidos los evangélicos. No tiene sentido señalar con el dedo a las iglesias tradicionales. Su mala imagen hace que sea muy difícil para todos nosotros evangelizar y llevar nuestras sociedades de vuelta a Cristo. Necesitamos un movimiento de arrepentimiento entre los cristianos de Europa. ¡Un movimiento unido!

Hace unos años, una delegación de obispos cristianos ugandeses se invitó a sí misma a ver al presidente de Uganda para discutir con él el tema de la corrupción en su gobierno. El presidente, también cristiano, escuchó pacientemente a los obispos y, al cabo de un rato, se dirigió a ellos y les preguntó: “¿Por qué lo consentís? Mis ministros son todos miembros vuestros. ¿No deberíais enseñarles el comportamiento correcto? ¿No es vuestra principal responsabilidad preparar a vuestros miembros para un estilo de vida piadoso?”. Avergonzados, los obispos abandonaron el palacio presidencial.

Es cierto, la política cristiana nunca es mejor que los cristianos involucrados en la misma. La iglesia debe aceptar su responsabilidad política y formar a sus miembros para que sean testigos de Dios incluso en el trabajo diario de un partido político. Cambiar los nombres y quitar la ‘C’ en el nombre del partido no es una opción; lo que se necesita es un cambio de vida de los cristianos en la sociedad y, en consecuencia, de los que participan en la política.

Una voz cristiana en la política es crucial

Las sociedades europeas se han convertido en multirreligiosas y multiopcionales, en todos los sentidos, y están atrapadas entre los extremos. Los valores que determinan nuestra convivencia pacífica están siendo atacados. Los intereses individuales establecen la agenda política. ¿A dónde nos lleva todo esto?

La visión cristiana del mundo dio a Europa una base sólida, decretó nuestros derechos humanos y nuestras democracias. No debemos renunciar a ello. ¿Necesitamos demócratas cristianos en Europa? Supongo que sí, los necesitamos, pero solo como verdaderos cristianos, como una voz profética que apunta a una visión de una sociedad justa desarrollada en el reino de Dios.

Y no, no necesitamos “demócratas” que sacrifiquen la identidad por una influencia más amplia. Nadie ganará a los no cristianos, a los secularistas y a los adeptos de otras religiones a los valores cristianos, escondiéndolos bajo nuevos nombres de fantasía. Ganamos a la gente viviendo una vida cristiana auténtica. Solo cuando las personas de nuestras sociedades ven las buenas obras que hacemos, empiezan a glorificar a nuestro padre que está en los cielos (Mt. 5:16).  Jesucristo invitó a sus discípulos a ser sal para la Tierra y luz del mundo. Según sus palabras, no se esconde la luz bajo una cubierta, sino que se pone en el lugar más alto de la ciudad para que ofrezca luz a todos (Mt. 5:13-15).

La iglesia cristiana, por tanto, debe convertirse en aquello a lo que es enviada, la ecclesia de Dios llamada a salir del mundo para aceptar la responsabilidad del mundo (Mateo 16:18). Como tal, no se retirará de la vida cotidiana de la comunidad, sino que se comprometerá a transformarla para que se convierta en un lugar de vida buena para todos, un lugar de reconciliación y paz, de justicia y respeto. Algunos de sus miembros participarán en la política activa de los partidos, utilizando sus canales para promover la transformación. Pero nunca se involucrarán en comprometer el Evangelio y los valores cristianos básicos del Reino de Dios.   

La identidad cristiana es para ellos un fundamento no negociable. Sea cual sea el camino que tome el Zeitgeist, ellos mantendrán a Cristo en primer lugar.

Johannes Reimer es profesor de misión mundial y teología intercultural y dirige el Departamento de Compromiso Público de la Alianza Evangélica Mundial (AEM).


Canción actual

Título

Artista