Hazte socio de radio solidaria

Un perfume de inapreciable valor cae al piso, esparciéndose al quebrarse. Con incredulidad enfrentamos dos elecciones: malgastado o restaurado.

Cuando enfrentamos un quebrantamiento personal, a menudo cualquier esperanza de restauración nos elude. Dios ha llamado a cada uno de nosotros según Su propósito, asegurándonos que Su bondad persevera en todas las cosas.