Hazte socio de radio solidaria

Sully de Barra nos presenta este espacio todos los viernes en radio solidaria. Los frutos son la parte más esperada de la cosecha, todos sembramos una semilla con la esperanza de un día tener el fruto de nuestra siembra en nuestras manos, al igual que en lo natural los frutos son esperados, en un cristiano también son esperados los frutos de todas aquellas semillas que Dios va sembrando en nuestros corazones y que germinan hasta dar un fruto de bendición para muchos.

La escritura dice en Juan 15:5 dice "el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto", la clave de llevar y producir mucho fruto es la permanencia, el permanecer en El Señor un día y otro y así cada momento de nuestras vidas, sin separarnos de la vid que nos da la vida, sin separarnos de Jesús, permaneciendo en El para llevar mucho fruto siempre.

En lo natural un manzano puede llegar a producir alrededor de 750 manzanas por cosecha y normalmente solo una de cada 25 flores llegan hasta la cosecha como frutos, el resto se caen o son arrancadas del árbol por el viento, la lluvia y el hombre. Si nos damos cuenta las flores del manzano pueden ser arrancadas por muchos motivos y nunca llegar a ser un fruto.

En nuestra vida espiritual vamos a tener muchos factores que van a querer destruir esa preciosa semilla que Dios ha sembrado en nosotros para dar mucho fruto, debemos velar igualmente nosotros porque nada nos robe, arranque o destruya la obra que El Señor ha comenzado en nosotros y cada día va perfeccionando para que podamos llevar mucho fruto donde quiera que Su voluntad nos lleve.