Hazte socio de radio solidaria

Dar gracias a Dios cada día por lo que ya tenemos es una excelente manera de usar la gratitud. Hay ocasiones en las que consideramos nuestras bendiciones ya recibidas como algo común y no disfrutamos de lo que ya tenemos. En cambio vivimos preocupados por aquello que parece faltarnos y esto nos causa descontento y frustración.

Tal vez encuentres difícil expresar gratitud en ciertas ocasiones como cuando algunas cosas van mal o cuando tu oración parece que no es contestada. Pero ánimo. “No se aflijan por nada, sino preséntenselo todo a Dios en oración; pídanle y denle gracias también” (Flp. 4:6 Versión Popular).

Date tiempo para orar, y al hacerlo, expresa gratitud anticipadamente y espera paciente y confiadamente a que la contestación llegue.

Ánimo, tú oración seguramente será contestada y aunque la respuesta no llegue de la manera en que tú la esperabas, ten la seguridad de que será una bendición. Así pues tienes a tu disposición un poder maravilloso, LA GRATITUD

Al mantener una actitud de agradecimiento estimulas la glándula positiva de tu mente y haces que la glándula negativa se vaya reduciendo. Mantén la consciencia de Dios como una presencia activa y amorosa en tu vida. Persevera en oración.