Hazte socio de radio solidaria

Ramón Ubillos nos comparte esta reflexión en este día La misericordia retiene un castigo que merecemos; la gracia otorga una bendición que no merecemos.La gracia es que Dios nos escoge para bendecirnos en lugar de maldecirnos, a pesar de que nuestro pecado lo merece.

Esta es su bondad a los indignos.

Dios muestra tanto la misericordia y la gracia, aunque no son lo mismo. La misericordia retiene un castigo que merecemos; la gracia otorga una bendición que no merecemos. En la misericordia, Dios escogió cancelar nuestra deuda de pecado por medio del sacrificio de su Hijo perfecto en nuestro lugar.

Pero Él va aún más lejos que la misericordia y extiende la gracia a sus enemigos. Él nos ofrece perdón, vida en abundancia , tesoro eterno su Espíritu Santo , y un lugar en el cielo con Él algún día, (Juan 3:16-18) cuando aceptamos su oferta y depositamos nuestra fe en su sacrificio.